Objetivos De La Iglesia
Objetiovos Generales

El Nuevo Testamento Declara con mucha claridad, que la voluntad de Dios para todos los creyentes, es la madurez espiritual, Él desea que crezcamos en todo, por medio del discipulado (Ef. 4: 14-15).

La meta suprema del crecimiento espiritual es que seamos parecidos a Cristo. (Romanos 8:29). Dios desea que cada creyente desarrolle el carácter de Cristo.

Surgen preguntas ¿Cómo se crece espiritualmente?____¿Cómo se llega a ser maduro en Cristo?

Entendemos que somos responsables de dicha tarea, de guiar, enseñar y preparar a cada creyente, para que alcance la estatura de Un Varón perfecto, y den frutos al ciento por ciento. Sabemos que como hombres no podemos producir el crecimiento, sólo Dios puede hacer que su iglesia crezca, usando los métodos bíblicos ya establecidos en su Palabra.

Sólo Dios puede soplar vida nueva en un valle de huesos secos. Pablo señaló acerca de la Iglesia de Corintios "Yo planté, Apolo regó, pero el crecimiento lo ha dado Dios". Tome en cuenta el "compañerismo" Pablo y Apolo, hicieron su parte. Pero Dios provocó el crecimiento. La soberanía de Dios es un factor que muchas veces se pasa por alto, en casi todos los métodos, literaturas, etc. acerca del crecimiento.

Nuestra tarea como líderes es encontrar y reconocer el avivamiento (momento) de Dios. No es nuestra responsabilidad crear técnicas o métodos, sino reconocer de que manera Dios está obrando en el mundo y unirnos a Él en el esfuerzo. Hacerlo no es tan fácil, se requiere, de una visión, paciencia, fe, sobre todo equilibrio, dominio de ciertas habilidades, hoy Dios está creando el momento de personas receptivas al evangelio.

En cuanto nos volvamos muy diestros, más personas enviará Dios a nuestras iglesias. En nuestra opinión, vivimos el momento más apasionado de la historia de la Iglesia del Señor.

La labor de la Iglesia Evangélica Apóstoles y Profetas de El Salvador, se orienta a predicar la Palabra de Dios, ayudar a todos aquellos que necesitan de la salvación de su alma por medio del Señor Jesucristo, proveyéndoles los recursos que se encuentran en la Santa Biblia, para alcanzar esa meta.

La orientación de la Iglesia y su labor, como también, el apoyo a todas aquellas personas afiliadas a ella, las marcamos en tres áreas específicas 1.) Desarrollo espiritual, 2.) Preparación bíblica, 3.) Y en la promoción de la justicia.

Así como un énfasis en la niñez y juventud orientando sus acciones a la, protección, bienestar, desarrollo y participación.

En la realización de su trabajo la Iglesia Apóstoles y Profetas, respeta las creencias religiosas de aquellos con quien mantiene buenas y amistosas relaciones, y que se acerquen a su declaración de fe u fines. Y como parte de su disciplina, no permite hacer proselitismo, ni ejercer coerción religiosa de ninguna clase.

Los programas y servicios están a disposición de todos sus miembros necesitados, sin tomar en cuenta su raza, origen étnico, género u posición social.

También declaramos que la Iglesia Apóstoles y Profetas de El Salvador, respeta el marco legal establecido en el país por lo que ninguna de sus acciones viola las disposiciones legales. Por el contrario promovemos la obediencia y sometimiento a las leyes de la República Salvadoreña, a las autoridades constituidas del país, para lo cual promovemos las oraciones a Dios para su sana sabiduría y administración justa.

La Iglesia tiene hoy más recursos para hacer el trabajo de crecimiento, tenemos las personas adecuadas, tenemos los recursos, tenemos la tecnología, tenemos la experiencia, tenemos la oportunidad, tenemos al Espíritu Santo. Debemos comenzar a orar para que también nos use Dios en sus planes de crecimiento.

Las iglesias deben crecer a través del compañerismo, profundidad a través del discipulado, en fuerza a través de la adoración, en amplitud a través del ministerio, en tamaño a través del evangelismo.

Considerando lo expuesto arriba, creemos que hay que preparar discípulos, para llevar a cabo La Gran Comisión.

Objetivos Especificos

Para ello, habría que establecer, un método y comenzar a practicarlo; estamos hablando específicamente de las Escuelas de Discipulado y de Líderes.

Las Escuelas de Discipulado son el corazón de las Congregaciones locales, sin las escuelas de discipulado, y el evangelismo; estaríamos en un colapso por la falta de los nuevos obreros de la mies. (Líderes).

La escuela es un entrenamiento práctico, que sirve para el primer paso que es el ganar almas, también al segundo paso que es la conservación de los frutos del evangelismo, y el tercer paso que es el crecimiento numérico de nuestras iglesias locales.

Por ello se hace necesario darle un tiempo prudente, para que se establezcan y rindan frutos deseados. Permitiendo así su funcionamiento de manera permanente, por una razón: para que los nuevos convertidos se sumen a la iglesia. Con ello se busca desafiar y preparar al nuevo creyente para el servicio como un líder, o siendo un ganador de almas para Cristo.

Por lo tanto se hace necesario que todos los creyentes deben pasar por las escuelas de Discipulado y Liderazgo.

Estas escuelas no tratan de ser un curso más de formación teológica profunda, ni para preparar pastores; se trata de formar discípulos y líderes.

Su principal intención es hacer del nuevo y viejo creyente un ganador de almas; aprovechando su entusiasmo.
Copyright © 2017 - Iglesiaapostolesyprofetasusa.com - Derechos Reservados.