Historia De La Iglesia
Declaramos que nuestra misión como iglesia es totalmente espiritual, es evangelizadora; como una respuesta al mandado de La Gran Comisión del Señor Jesucristo; cuando dijo: "Id y haced discípulos de entre todas las naciones", Mateo 28:19 NVI, Marcos 16:15.

DECLARACIÓN HISTÓRICA

La Herencia

La Iglesia Apóstoles y Profetas de El Salvador en estos 84 Años de existencia, ha respondido a su llamado especial de proclamar la doctrina y experiencia de la entera santificación, ha tenido cuidado de retener y nutrir la identificación con la Iglesia Cristo-céntrica mediante la predicación de la Palabra, su administración de los sacramentos del Bautismo y Santa Cena, su insistencia en desarrollar y mantener un ministerio verdaderamente lleno del Espíritu Santo, tanto en Fe y práctica, su compromiso de inculcar disciplinas para que sus adherentes (miembros) sean como Cristo en su vida y en su servicio a otros.


Avivamiento

A principio del año 1926, surgió en El Salvador el avivamiento Evangélico “Pentecostal”  más fuerte y amplio, dirigido por un canadiense llamado Federico Mebius, miembro de la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús  con enseñanza Pentecostés y trinitaria de la ciudad de Victoria, Estado de Brithis Columbia, Canadá; quién salió de su país en viaje turístico hacia los países centro y sur americanos.

Se radicó en la ciudad de San Salvador, alquilando un local pequeño para su habitación en Villa Delgado y desde ese lugar inició su labor pentecostal. A Federico Mebius se le considera  como el fundador del pentecostalismo en Latinoamérica; y a Pilar  Calderón un cocinero salvadoreño nacido  el 12 de octubre de 1896  en la  ciudad de Santiago de María, Departamento de Usulután y radicado en Guatemala.

Al iniciarse dicho movimiento en el año de 1927, surgieron las primeras conversiones para el Señor, entre ellas el hermano Francisco Arbizú, originario de Santa Ana, quien  conoció al Canadiense Federico Ernesto  Mebius en algunos de sus viajes por la zona occidental de nuestro país El Salvador.

Los tres  decidieron  hacer  esfuerzos para proyectar el mensaje con el Poder del Espíritu Santo y gozaron de gloriosas manifestaciones, ya que casi toda la gente que recibía al Señor, era bautizada con el Espíritu Santo sin haber sido bautizada en agua.

La naciente iglesia Pentecostés sintió la necesidad de una estructura  y organización más seria. Federico E. Mebius sugirió que uno de los dos salvadoreños fuese al extranjero a recibir capacitación para elaborar un reglamento y que con base en él creciera la nueva iglesia.

Se hicieron los arreglos necesarios  y el viajero fue el hermano Francisco Arbizú,  quien partió primeramente a la República de México  y luego a Estados Unidos,  y debido al tiempo limitado como extranjero en esa nación del norte, hizo que regresara luego; pero a su  regresó  venía acompañado con un misionero   de este último país.

El hermano Federico Ernesto Mebius  por celos de nacionalidad, con el misionero estadunidense;  recomendó al hermano Pilar Calderón, no recibir al  misionero que acompañaba  al hermano  Francisco Arbizú  quien responsablemente, apartándose fundaron la Iglesia Asambleas de Dios.

Después del año de 1932,  bajo la dirección y ministerio del hermano Pilar Calderón; la  nueva obra Apostólica creció debido  al éxito alcanzado en la predicación y el crecimiento acelerado de dicha Obra, como el hecho de que el Diario Latino, publicara una noticia de que el anciano Pilar Calderón recibiera de parte del Presidente de la República General Maximiliano Hernández Martínez, permiso para predicar la Palabra de Dios con toda libertad en lugares públicos, sin que la autoridad le molestara.

Fue entonces  que   decidieron  llamar a la Iglesia  APOSTÓLICA  EFESIOS 2:20.  Que la conocieron durante varios años como La Iglesia Apostólica Libre.

Por falta de entendimiento,  hubo una separación, y desconocemos la fecha, el  hermano Hilario Navarro Portillo,  salió para fundar la Obra Apostólica en el Occidente  y el hermano  Pilar Calderón al Oriente de nuestro  país.

A raíz de esta separación entre los dos lideres, se inició la fundación de varias obras de manera acelerada, Dios ocupó de hombres y mujeres  de temple fuerte y llenos del Poder del Espíritu Santo, ellos a veces caminaban largos trechos  de día y de noche para poder llegar con el Mensaje de salvación.

La Iglesia también ha pasado por momentos difíciles durante los años de 1945 y años subsiguientes; que dejaron grandes huellas de dolor en cada una de las divisiones doctrinales por las cuales la iglesia pasó.  Pero  nuevamente Dios y Su Espíritu Santo hizo  surgir otro  avivamiento y crecimiento numérico de nuevas obras, después de sanar toda herida de dolor.

En otra fase de nuestra fundación hubieron Hermanos como Manuel Baires Mejía, Fidel Rufino Chicas, José Antonio Martínez, quienes   se preocuparon por adquirir legalidad para la iglesia ante el Gobierno de la República para predicar con libertad el evangelio del Señor y a raíz de este evento surgió en la fecha del 27 de Octubre de 1958 un nuevo nombre para la iglesia se llamó IGLESIA DE APÓSTOLES Y PROFETAS DE EL CONGO.  Esta nueva personería jurídica estaba registrada la sede en la Villa de El Congo, Santa Ana.

En el año de 1972, de nuevo surge otro conato de separación, por asuntos doctrinales  y marcar diferencias de normas en los Estatutos y Reglamentos  Internos.

Estas  reformas hechas de carácter estructural, de organización como también de tipo de gobierno, marcó un nuevo cambio de nombre  a partir del 28 de agosto de 1978, y se adoptó  el nombre de IGLESIA EVANGELICA APÓSTOLES Y PROFETAS DE EL SALVADOR.

Y es a partir de esa fecha que la Iglesia comienza a experimenta el crecimiento y a fundar obras en las ciudades principales del país.

En nuestra historia misionera  la iglesia despertó en la década de los 60,  con mucho sacrificio y esfuerzo se envió el primer misionero a la República de Nicaragua y Honduras.

No podemos  dejar de contar el éxito alcanzado en la  década de los 90 por un grupo de misioneros  que Dios uso para la fundación de muchas Congregaciones  en lo ancho y largo de Estados Unidos. Un tercio de los miembros de nuestras congregaciones, especialmente de las del oriente del país, emigraran a los Estados Unidos y otras partes del mundo, creemos que Dios así lo dispuso.
Copyright © 2017 - Iglesiaapostolesyprofetasusa.com - Derechos Reservados.